Google+

¿Quiénes me visitan?

El mejor remedio para nuestro enfado: el abrazo de mis amigos

Jaume Soler y Mercè Conangla en su gran obra "La Ecología Emocional"  hacen un análisis exhaustivo sobre la Ira.Anatomía de la ira, y expresan textualmente "El autocontrol emocional nos pide ser capaces de gestionar adecuadamente la energía producida en nuestro interior en los casos en que un obstáculo o un tropiezo nos dificulta la obtención de lo que deseamos.
La ira promueve la destrucción del obstáculo que nos priva de conseguir lo que queremos. Es como la metralla que salpica y hace daño a todo l oque se halla cerca de la explosión. Una palabra blanda calma la ira y una palabra áspera enciende la cólera, nos dicen los Proverbios...." 

Caminante no hay camino...se hace camino al andar.

Estoy tan contenta, que no puedo permitir  que el tiempo y las prisas no me dejen compartirlo  en el  blog. Sabemos que es muy difícil poner nombre a nuestras emociones, y más cuando es una mezcla, como hoy me sucede. Lo intentaré...orgullo, satisfacción, alegría ( por supuesto!), convencimiento, ilusión, esperanza...

¿Qué pasó en el curso de educación emocional para profes?

Mucho..pasaron muchas cosas, es lo que tiene hablar y compartir emociones. 
En primer lugar, agradezco a Chema Sánchez Alcón, presidente de la Asociación de Filosofía para niños de Valencia, ya que confío en mí para coordinar este curso de educación emocional,  lo cual significó para mí  un reto importante.
Mi reconocimiento también para Rodolfo Rezola y a Verónica Pastor por colaborar con sus sesiones para que el curso cumpliera con los objetivos propuestos.

Un día especial: el amor, ¿emoción? ¿sentimiento?

En diferentes lecturas referidas al marco conceptual de la educación emocional, o de la inteligencia emocional; podemos encontrar que los autores suelen referirse al amor como una emoción y otros como una sentimiento. Desde mi punto de vista, prefiero la segunda opción, ya que considero que está formado por otras emociones/sentimientos ( ternura, fascinación, dedicación, etc.), tiene más duración que una emoción, y por lo tanto perdura en el tiempo. Ejemplo de ello, es el amor  materno. José Antonio Marina en su obra "El laberinto sentimental", dedica un capítulo al amor, al cual llama " Un laberinto dentro del laberinto: el amor". Nos cuenta que "El niño necesita de su madre, se alegra con su presencia, acude a su amparo, quiere estar protegido por su afecto"...Gran libro, gran autor.

La Educación Emocional no entiende de calendarios escolares


Es extraño para mí comenzar con mi programación que aborda la educación emocional, faltando pocos meses para finalizar curso sin embargo es necesario. El 9 de marzo, llegué como tutora de una clase de 3 y 4 años, de un centro pequeño casi rural, con duración hasta fin de curso.Mis nuev@s compañer@s de viaje, dieciséis para ser exacta, tuvieron que conocer a una  nueva seño, esta vez la  tercera que llega a sus vidas.