Google+

¿Quiénes me visitan?

¿Qué pasó en el curso de educación emocional para profes?

Mucho..pasaron muchas cosas, es lo que tiene hablar y compartir emociones. 
En primer lugar, agradezco a Chema Sánchez Alcón, presidente de la Asociación de Filosofía para niños de Valencia, ya que confío en mí para coordinar este curso de educación emocional,  lo cual significó para mí  un reto importante.
Mi reconocimiento también para Rodolfo Rezola y a Verónica Pastor por colaborar con sus sesiones para que el curso cumpliera con los objetivos propuestos.

Un día especial: el amor, ¿emoción? ¿sentimiento?

En diferentes lecturas referidas al marco conceptual de la educación emocional, o de la inteligencia emocional; podemos encontrar que los autores suelen referirse al amor como una emoción y otros como una sentimiento. Desde mi punto de vista, prefiero la segunda opción, ya que considero que está formado por otras emociones/sentimientos ( ternura, fascinación, dedicación, etc.), tiene más duración que una emoción, y por lo tanto perdura en el tiempo. Ejemplo de ello, es el amor  materno. José Antonio Marina en su obra "El laberinto sentimental", dedica un capítulo al amor, al cual llama " Un laberinto dentro del laberinto: el amor". Nos cuenta que "El niño necesita de su madre, se alegra con su presencia, acude a su amparo, quiere estar protegido por su afecto"...Gran libro, gran autor.

La Educación Emocional no entiende de calendarios escolares


Es extraño para mí comenzar con mi programación que aborda la educación emocional, faltando pocos meses para finalizar curso sin embargo es necesario. El 9 de marzo, llegué como tutora de una clase de 3 y 4 años, de un centro pequeño casi rural, con duración hasta fin de curso.Mis nuev@s compañer@s de viaje, dieciséis para ser exacta, tuvieron que conocer a una  nueva seño, esta vez la  tercera que llega a sus vidas.

La expresión de las emociones en diferentes contextos educativos.

El jueves a petición de mi amiga Montse Ortega, y como aún no tengo sustitución, acudí a su centro escolar (Juan M. Montoya-Valencia) , para compartir con los peques de 5 años, una sesión de educación emocional. Preparé una caja para la motivación y los  conocidos corazones con diferentes fotos de personas emocionadas ( alegres, tristes, enfadadas...).

Los equipos de los ciclos educativos deben ser inteligentes emocionales.

Como maestra interina, cada curso escolar me desempeño en centros escolares diferentes.Si bien anhelo tener mi aula, intento poner en práctica mi propia inteligencia emocional y no me desanimo con ello; revierto posibles pensamientos negativos y lo tomo como una oportunidad de aprendizaje. Dicha situación me ayuda en mi convicción:los ciclos( sea cual sea el nivel educativo) deben trabajar como un equipo. Una de las razones de mi aseveración está inspirada en mis propias vivencias de muchos años de docencia tanto aquí, España; como en Mendoza-Argentina.